Ir al contenido principal

Comienza el curso 2017-2018

¡Vuelta a la carga otro año mas!, estos meses comenzaremos las visitas a los institutos para presentaros y animaros a participar en el programa "Di tu palabra". 

Si por casualidad no vamos a vuestro instituto y estáis interesados en participar en una experiencia solidaria que os permita compartir, experimentar y participar en la sociedad, enviarnos un correo a ditupalabra.asturias@fundacionadsis.org y os atenderemos lo antes posible.

¡En unos días publicaremos el calendario de actividades! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comienzo de curso

Un año más damos comienzo al curso académico 2015/2016 retomando nuestras actividades de voluntariado y participación social juvenil del programa " DI TU PALABRA. UN ITINERARIO DE PARTICIPACIÓN SOLIDARIA PARA JÓVENES". Para ello comenzaremos presentando la labor de la Fundación Adsis así como las distintas actividades que forman parte del programa mediante la visita a diferentes institutos de la ciudad de Gijón. Durante el periodo de octubre a diciembre se llevarán a cabo tutorías con los cursos de 4º de ESO, 1º de Bachillerato y Ciclos Formativos. El objetivo es doble. Por una parte, dar a conocer, sensibilizar y concienciar a los y las jóvenes acerca de distintas realidades sociales de pobreza, exclusión y discriminación que tienen lugar tanto en zonas geográficas lejanas como en un nuestro entorno más próximo. Por otra parte, se trata de motivar a los y las adolescentes para iniciarse en acciones solidarias y actividades de voluntariado y participación social, ya que cre

Crónica Actividad 23 de Noviembre.

El pasado 23 de Noviembre dio comienzo Di tu palabra, tal y como terminó el curso pasado, con una visita a la residencia de ancianos de Santa Teresa de Jornet en Somió. El comienzo del día fue a prueba de dormilones pues todos los voluntarios tuvimos que madrugar para estar a las 10:30 en el local y planificar un poco todo lo que íbamos a hacer. Participamos en un par de dinámicas: La primera nos sirvió para conocernos mejor entre nosotros (nuestra mala puntería por ejemplo) y la segunda para ponernos en situación mientras éramos guiados por un compañero, que aprovechándose que teníamos los ojos vendados, nos daba unas vueltas alrededor del local. Después, cogimos el autobús y llegamos hasta la residencia. Tanto los ancianos como los trabajadores de allí, nos dieron los buenos días con entusiasmo al vernos visitar cada una de las estancias, donde se encontraban viendo la tele. Fuimos a la sala polivalente (o la del fútbol) a dejar las cosas y nos separamos por grupos para dar de